Opinión: Fórmula 1, volver a los tiempos de Ayrton Senna

Escrito por Guillermo Navas el 20 mayo 2011

Una noticia ha saltado este mes en la red. Al parecer la firma japonesa habría mostrado muchas ganas de participar en la cada vez más probable categoría eléctrica del campeonato que está engendrando la FIA. De ese modo los planes de la japonesa Mitsubishi para aumentar su caché ecológico se harían más evidentes, ya que no olvidemos que la F-1 es (o al menos era) un escaparate tecnológico sin parangón y un laboratorio de ensayo de mecánica, materiales y sistemas de seguridad. Inventos como el ABS o el control de tracción surgieron en la Fórmula 1. Es de suponer que esa inyección de dinero en tecnologías para mejorar baterías, motores y otros componentes pueda resultar beneficiosa para la industria de la automoción eléctrica.

Enhorabuena a Mitsubishi  se convierte en el primer gran grupo automovilístico en apoyar la creación de este campeonato. Quien sabe, quizá el Formulec F01 que os mostramos hace unos meses pueda ser realidad en un par de años.

Esta noticia coincide con el próximo estreno en España del documental Senna, el 27 de mayo en los cines y me ha hecho reflexionar hacia donde creo que muchos aficionados al automovilismo quieren que vuelva la categoría reina del motor, la Fórmula 1.

Como ya he dicho la Fórmula 1 nació con el objetivo de entretener y normalizar las carreras de coches marcando normas, desarrollando circuitos, etc, pero también, serviría de escaparate tecnológico de los fabricantes más punteros y arriesgados, capaces de instalar en el coche cualquier tipo de mecanismo o pieza por insignificante que fuera para ganar una décima al rival. Pero poco a poco esto fue cambiando hasta convertirse en el Gran Circo (y nunca mejor dicho) que es hoy. La emoción casí se ha perdido, las normas, en vez de existir para aumentar la seguridad, favoreciendo el espectáculo son más restrictivas , como por ejemplo, las medidas aerodinámicas, que hacen a todos los coches prácticamente calcados. Si alguno osa irse de lo establecido innovando, lo tachan de tramposo y le prohiben ese adelanto (salvo si te llamas Ferrari). Reconozco que sigo viendo las carreras y que soy de los que aumento su interés al ver como un tal Fernando Alonso comenzaba a despuntar en Minardi, y poco después en Renault.

El último intento de la FIA para atraer público es cuanto menos hiriente. Hacer que la gente crea que la F-1 se está volviendo ecológica por la implantación de algún KERS que otro, no creo que beneficie el espectáculo y ni mucho menos se puede considerar como una medida ecológica. La ecología siempre estará reñida con la competición del motor, son dos mundos opuestos hasta que no se separen de la sed de combustibles fósiles. Incluso con categoría eléctrica, se despilfarraría energía.

En lugar de esto, la idea de desarrollar un campeonato eléctrico que parta de cero, podría revolucionar este deporte. Podrían volver a relucir máquinas, fabricantes y pilotos, que deberían poner toda la carne en el asador, arriesgar con nuevas soluciones e invertir dinero en I+D, para hacer a los coches eléctricos más rápidos potentes y con mejor autonomía.

Pero ya lo decía el piloto brasileño Ayrton Senna, la Fórmula  1 es demasiada parecida a la política, demasiada rueda de prensa demasiado marketing, demasiado poder concentrado en unos pocos.  Si amaís el mundo del motor, tanto si os mueve la pasión por la competición, como si os llama la atención los comienzos de la Fórmula 1, os recomiendo que veáis el documental Senna. Podéis ver un trailer a continuación:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Share



Tags: , , , ,

Esta entrada fue publicada el viernes, 20 mayo 2011 a las 10:02 am y está archivado en Competición, Videos. Puede seguir las respuestas a esta entrada a través del feed RSS 2.0. También puedes dejar un comentario, o trackback desde tu propia página.

Dejar un comentario